miércoles, 9 de abril de 2014

La perspectiva

Todos habéis oido hablar de ella, pero muy pocos la conocéis, porque, a pesar de ser muy bonita, os parece complicada.
Cuando haceis un dibujo, estáis metiendo objetos que tienen tres dimensiones en un papel que sólo tiene dos. Esta magia es la perspectiva. Gracias a la perspectiva las cosas que dibujas guardan su posición y su tamaño real dentro del dibujo. Además es imprescindible para que tus dibujos sean "reales" y se parezcan al modelo.
Esta permite que puedas dibujar juntos objetos que en realidad están situados a distintas distancias. La manera de representarlos es aumentando o disminuyendo su tamaño. Por ejemplo en un paisaje, cuanto más lejos están las cosas (árboles, pajaros,...) más pequeños se ven.
La perspectiva funciona con líneas y puntos de fuga. 
De lo primero que hay que hablar es de una línea de horizonte. Todas las imágenes y también todos los dibujos tienen su línea de horizonte. Es el límite de hasta donde podemos ver.
El ejemplo más claro es la línea de horizonte en el mar.
Esta es indispensable para hacer cualquier dibujo, pues todo lo que sale en el dibujo se relaciona con ella.
La línea de horizonte se representa mediante una línea recta, paralela a la base del dibujo y situada a la altura de los ojos del observador.
Si subes a la terraza de tu casa, como tu punto de vista es alto, tendrás que trazar una línea de horizonte alta.
Si bajas a la calle, la línea de horizonte será media.
Y si te tumbas en el suelo, será baja.
Puntos de fuga
Las líneas de una perspectiva convergen en un punto de fuga. Esto significa que van a parar a un punto imaginario que suponemos en el límite del dibujo y que casi siempre está situado en la línea de horizonte. Cuando se dibuja en perspectiva, todas las líneas que de frente son paralelas se cruzan en ese punto.
Pero antes de seguir repasaremos en el cubo, que es la forma básica que más vamos a usar, cuáles son las líneas que lo forman. Siguiendo el orden de los cubos de izquierda a derecha y marcados en líneas rojas tenemos: las verticales, las horizontales y las de profundidad.
Sabiendo esto ahora vamos a ver los tres tipo de perspectiva que tenemos.
Perpectiva paralela
Cuando vemos el cubo de frente por una de sus caras, las verticales y las horizontales permanecen paralelas y sólo fugan las de profundidad.



Perspectiva oblicua
Si nos echamos a un lado, veremos que sólo las verticales siguen paralelas y que tanto las de fondo como las horizontales convergen en sus respectivos puntos



Perspectiva área
Si vemos el cubo desde muy arriba, notaremos que ahora ninguna línea permanece paralela, o sea, que tanto las horizontales, como las verticales y las de fondo, convergen cada una en un punto y que el punto de fuga de las verticales ya no está situado en la línea de horizonte.
Como podeis ver el mecanismo no es muy complicado. Para aprenderlo bien, lo mejor es practicarlo mucho. Primero con un cubo, cambiando de posición la línea de horizonte y los puntos de fugo. Después prueba con nuevos objetos que se asemejen a un cubo. Al principio será más fácil de comprender así.

Y ahora que llegamos a las aplicaciones prácticas de la perspectiva, vais a ver realmente lo importante y necesaria que es.
Cuando os hablé del encaje, quedamos en que ibamos a trabajar con seis formas geométricas básicas. Estas eran: el cubo, el prisma, la pirámide, el cilindro, el cono y la esfera.
Ahora que ya sabéis dibujar un cubo en perspectiva, todo será más sencillo. Podemos hacer que converjan todas las formas (excepto la esfera que como no tiene superficies planas, podemos decir que tiene infinitas perspectivas) basándonos en la perspectivas del cuadrado y del cubo.
Como os habeis fijado, cualquier figura puede realizarse basandose en el cubo. Cuando ya tengais practica esto no será necesario. No tendreis que dibujar líneas de horizonte ni puntos de fuga ya que llegará un momento que podréis fugar a ojo. No obstante os recomiendo que lo utiliceis mucho al principio para que os salgan bien las figuras. 
Una vez que os hayais cansado de dibujar cubos, piramides y demás, podeis dibujar elementos cotidianos basandonos de nuevo en el cubo como hicimos con los anteriores prismas. Cuando empieces a ver lo rápido que dibujas y lo bien proporcionado que te queda, te animarás tu solo a seguir dibujando.