sábado, 2 de noviembre de 2013

Consejos I: Como afilar un lápiz

A veces la gente se olvida de que un sacapuntas o un cuchillo es una hoja como una navaja o un cuchillo de cocina. No se le ocurriría utilizar los dos últimos por largos períodos de tiempo sin afilarlos, pero de alguna manera esperamos que un sacapuntas dure para siempre.

El sacapuntas
Para utilizar un sacapuntas, mantenga el lápiz y el sacapuntas en línea recta. No inserte el lápiz en ángulo o la punta será sometida a una presion innecesaria y podría romperse.
El sacapuntas funcionan muy bien cuando es nuevo y fuerte, pero no duran tanto tiempo como la gente piensa. Hay un par de maneras fáciles de comprobar si un afilador es contundente:


1. Examina la madera alrededor del lápiz. Si la superficie de la madera es suave, el afilador está afilado. Si la madera es áspera o "está rascada", entonces el afilador se está viejo. Un afilador muy contundente producirá una superficie muy áspera en la punta de un lápiz.

2. Mira las virutas que salen del afilador. Un buen sacapuntas producirá una larga franja continua de afeitado. Será más contundente el afilador cuanto menores serán las piezas de afilado. Si estas comienzando a ver piezas fragmentadas salir del afilador, ya puedes tirarlo a la basura.

Cuchilla afiladora
También se gastará por tanto se requiere que las cuchillas se pueden cambiar con regularidad. Muchas personas experimentan problemas con los puntas del lápiz que se rompen cuando se utiliza una cuchilla. El truco es mantener la cuchilla en un ángulo pequeño (casi paralelo al lápiz) y quitar pequeñas cantidades de madera de cada lado del lápiz. Si el ángulo de corte es grande la tendencia será a despegar demasiada madera de una sola vez y, posiblemente, con ella también te lleves la punta.
Una vez que consigues el ángulo recuerda mantener movimientos muy suaves de raspado, con esta cuhilla conseguillaras puntas más agudas y duraderas ya que descubre más la punta de la protección de la madera y y evitaras el tener que afilar tan amenudo.



Afilar lápices pastel
Son más delicados que los lápices normales. Las propiedades de los lápices pastel están diseñadas específicamente para ser "deleznable" y polvoriento en el papel. Esto significa que deben ser manejados con más cuidado durante el afilado. Hay incluso más riesgo de romper la punta por ser demasiado vigorosos con un cuchillo, la porción de afilado de un pastel tiene que ser incluso menos profunda y se debe dejar más madera al rededor de la punta para ayudar a su resistencia. Se debe recordar que los materiales que hacen que el lápiz pastel desprenda su polvo sobre la hoja los hace mucho más abrasivo al afilado que los otro tipo de lápices. 


Actualmente hay sacapuntas de buena calidad que van a funcionar bien durante mucho tiempo, pero tendrán que ser reemplazados con regularidad para asegurarse de que el afilado se puede hacer correctamente.
Mantener los sacapuntas y cuchillos artesanales nuevos es essencial para obtener el mejor rendimiento de su lápiz