viernes, 7 de noviembre de 2014

Pintura al óleo. La paleta, la aceitera y la espátula

Una paleta es meramente un trozo de madera pulida (para que no absorba la pintura) o de plástico de la forma apropiada para que sea fácil de sostener. El artista pone pegotes de pintura cerca de los bordes y deja en el centro un espacio vacío para mezclar allí los colores. Según su costumbre, el artista, se pone de pie frente al caballete y sostiene con una mano la paleta y algunos pinceles mientas que con la otra mezcla los colores y los aplica sobre el lienzo.
En la práctica, no existe razón alguna para trabajar de pie, y no es díficil improvisar una paleta.
Se puede utilizar, por ejemplo, un tablero grande puesto encima de una caja o una mesa vieja.  El tablero debe ser lo suficientemente grande como para situar sobre él los tubos de pintura, algunos trapos, el disolvente, los pinceles y cualquier otra  cosa que se pueda necesitar. Y puede que aún quede suficiente espacio para colocar los colores y llevar a cabo la mezcla.
El tablero absorbe pintura si no se somete a algún tratamiento. Al términode cada sesión, frote enérgicamente con un trapo áspero la zona donde efectúes las mezclas. Si aplicas estas instrucciones, el tablero se convertirá en una paleta aceptable.
Las aceiteras son dos pequeños recipientes cilíndricos, unidos entre sí y unidos a la paleta  por medio de una pinza. Sirven para depositar la trementinao cualquier otro vehículo disolvente. Si decides emplear un tablero grande, puedes hacer uso de dos tarros de mermelada.
Para pintar al aire libre es preferiblee usar una paleta fácil de transportar. Las paletas pequeñas son recomendables para quienes gusten separarse del cuadro para contemplarlo de lejos.
La espátula
Debes adquirir una espátula en forma de paleta de albañil o palustre como la del dibujo. Sirve a la perfección tanto para mezclar la pintura como para raspar el lienzo si es necesario, y a veces para aplicar la propia pintura. No te recomiendo que utilices la espátula para pintar. Este es un método muy restringido de manejo de la pintura, puesto que muchos colores que son ricos y luminosos cuando están  extendidos en películas translúcidas, se hacen pesados y sombríos cuando se los concentra en capas opacas.
La utilización exclusiva de la espátula limita la gama de colorido. Y es más fácil que se agrieten las capas gruesas de pintura que las finas o desiguales.