sábado, 13 de julio de 2013

Combinaciones cromáticas

Las cretas y con ellas la sanguina, son la antesala del color en el dibujo. La combinación de los colores básicos (negro, blanco, sepia o bistre, sanguina y en algunos casos, ocre) es ás que suficiente para realizar bocetos, apuntes y obras que requieran una impresión cromática.
Conviene dibujar sobre diferentes papeles de colores para saber qué tono se ajusta más a nuestras preferencias estéticas. Lo habitual es utilizar tonos suaves, como ocre claro, siena pálido, grises verdosos o azulados o el color crema. Si utilizamos papeles coloreados, debemos emplearlo como un tono más. Las zonas sin manchar serán zonas coloreadas con el tono del papel.
Existen tras maneras básicas de mezclar las cretas de colores; por degradado, es decir, fundiendo dos colores mediante un suave difuminado; superponiendo varios sombreados de color; y combinando trazos, de distintos colores que parezcan yuxtapuestos.

Colores muy armónicos

La gama de cretas es hoy en día muy amplia, pero tradicionalmente estaba reducida a las cretas negra y blanca, responsables de dar sombra y luz a los dibujos, y a los colores terrosos: sepia, bistre, ocre y sanguinea. Estos tonos son muy armónicos y combinan perfectamente entre si. Las cretas de diferentes colores se mezclan muy bien entre ellas, se puede difuminary fundir entre si de forma semejante al carboncillo, por lo que el trabajo de valoración y sombreado es muy similar a los dibujos monocromos.

Contrastar colores

Las cuestiones relativas a la valoración también tienen gran importancia; de hecho, el contraste entre colores es otra forma de distinguir zonas claras y oscuras. La norma genérica de distribución de los colores suele ser la siguiente: en las zonas oscuras ( con creta negra), en las claras ( con creta blanca), en las de un tono medio claro ( con creta ocre o sanguinea) y en las de un tono medio oscuro ( con creta bistre o sepia)