sábado, 13 de julio de 2013

Borrados y blanqueados

El aclarados o el borrado son técnicas que se emplean para rebajar o suprimir zonas de tono en un dibujo, bien dejando al descubierto el papel blanco subyacente o cubriendo con creta blanca una superficie previamente trabajada con tonos oscuros.

Aclarar con un trapo

La limitada adherencia del carboncillo  lo hace muy fácil de borrar, por lo que no siempre es imprescindible usar la goma. A menudo se utiliza un trapo limpio de algodón para efectuar borrados, los cuales proporcionan un tono muy claro, pero no dejan ver del todo el blanco del papel. Para mi gusto es más bien para borrar unos cuantos tonos y corregir.

La goma: un material imprescindible

La goma de borrar maleable es un material imprescindible; no sólo sirve para rectificar errores, sino también para restablecer el tono del papel después de haber dibujado sobre él. En dibujos realizados con carboncillo y con creta suele utilizarse una goma de borrar maleable, aunque el lápiz con mina de goma tambíen es muy útil para dibujar borrando. Es también adecuado para realizar tramas y resolver detalles.

Cómo actuar con la goma

Para efectuar borrados presionamos y levantamos alternativamente la goma maleable sobre el papel; si pretendemos  rebajar un tono basta con acariciar con la goma plana la zona en cuestión. Cuando la goma se ensucia en exceso, se amasa y la parte sucia se embute hacia el interior.

Blanquear con creta

Sobre un dibujo muy trabajado con tonos oscuros o un papel de color, la creta blanca es un interesante recurso para representar la luz. El blanqueado con creta blanca puede ser suave y difuminado o incisivoy contrastado, logrando unos puntos de luz muy resplandecientes. En un modelo, las luces más intensas y los brillos representan los puntos máximos de luz; es aquí donde tienen sentido efectuar realces y blanqueados con creta blanca en lugar de realizar borrados.