domingo, 31 de agosto de 2014

La superposición de tonos o veladuras en la acuarela

Pintar a la aguada o a la acuarela, es del todo corriente la superposición de tonos, intensificando la valoración, ajustando el modelado, creando contraste. Debemos pensar a este respecto que el artista pinta de menos a más aplicando una veladura sobre otra. Para resolver por ejemplo, la forma del volumen de un cubo, lo propio sería:
1.Pintar primero toda la zona en sombra con una veladura gris, de un mismo tono.
2.Esperar a que se seque y aplicar una nueva capa o veladura en el plano más oscuro.
3.Para terminar el modelado de este cubo, a partir del fondo, una estrecha franja de color gris claro...
4.Rápidamente degradada mientras está todavía húmeda, aplicando el pincel con agua limpia, diluyedo la franja inicial con el agua, armonizando mediante la absorción de agua. etc
Lo único a tener en cuenta para pintar un tono sobre otro, es la necesidad de que el primero esté completamente seco. Ha de procederse, además con cierta rapidez, al aplicar la segunda veladura, para no destruir o alterar la primera.