sábado, 9 de agosto de 2014

Como pintar un degradado con acuarela

Los tres factores que condicionan la resolución de un degradado pintado a la agua son:
- Pintar partiendo del tono más oscuro
- Extender y diluir ese tono en agua limpia
- Armonizar con el pincel escurrido.

Supongamos que un degradado ammplio en forma de franja horizontal, yendo desde el negro al blanco. Cumpliendo con la primera norma "partir del tono más oscuro" empecemos por pintar una macha negggra en la iniciación del degradado. Con la máxima rapidez limpiaremos el pincel, lavándolo en agua limpia, y rápidamente humedeceremos toda la zona en la cual se va a extender el degradado hasta legar al límite de la mancha negra pintada anteriormente. Es importante que esta mancha esté todavía húmeda, para diluirla entonces con el agua de la zona humedecida, extendiendo y degradando con rápidas pasadas verticales y degradanco con rápidas pasadas verticales del pincel.
Cuando se llegue a la zona de la mitad del degradado, se limpia de nuevo el pincel y se escurre con un trapo, llevándolo de nuevo a la zona media del degradaddo, restando por tanto agua y con ella color de esa zona límite. De esta manera se va limpiando de nuevo y escurriendolo, hasta extender el color hacia la zona todavía blanca.
Después de la primera pasada, se puede realizar una por encima para retocar y igualar la primera.
Es  cuestión de introducir y restar agua, de extender el color y rebajarlo, siempre contando con que tiene que estar la mancha húmeda (para evitar cortados) y de que las partes oscuras no lleguen a invadir del todo las claras. Hay que recordar que en la acuarela siempre se está a tiempo de añadir color, de reforzarlo, pero difícilmente podrás volver atrás del todo, convertir en blanco lo que ha sido pintado en negro o en gris.