domingo, 9 de marzo de 2014

Técnica de pastel

La principal característica del pastel es su inmediatez. Al ser una técnica seca, no necesita ninguna preparación antes de pintar ni tampoco un tiempo de secado. Se aplica directamente sobre el soporte sin necesidad de paletas, pinceles o diluyentes, y es una pintura opaca que puede cubrir perfectamente el color del fondo si el artista lo desea, por lo que permite construir la obra superponiendo capas de color.
La consistencia del pastel no favorece las mezclas. Debido a esto, los fabricantes ofrecen gamas de hasta quinientos colores para el artista que desee evitarlas. Sobre el soporte. la pintrua de pastel es estable ya que su color no se rompe ni se altera con el tiempo. A pesar de esto el pigmento es sensible a la luz y puede decolorarse tras años de haber sido expuesto a una iluminación directa.
Calidades
La calidad de una barra de pastel la determina la cantidad y la calidad del pigmento que se encuentra en su composición. Un pigmento de calidad producirá colores más puros y más intensos; cuanto mayor será tambien el poder de tinción de esa pintura y la intensidad y pureza del color.
Si se trata de barras de pastel blandas se puede comprobar la calidad de éstas de un modo sencillo: las gandes calidades se deshacen fácilmente y producen manchas con una extraordinaria intensidad de color, ya que practicamente están compuestos de pigmento puro.
Pasteles blandos y pasteles duros
El pastel blando es el pastel clásico que se deshace fácilmente al ejercer presión con él sobre el soporte, y que deja intensas manchas de color por la gran condensación de pigmentos en su composición. Está indicado para cualquier tipo de técnica ya que permite trabajar con empastes, veladduras y finas líneas si se apoya sobre sus aristas. 
El grado de dureza en los pasteles blandos es mínimo, aunque puede varirar bastante de una marca a otra y entre las distintas calidades; así, las de estudiantes son más duras que las de artistas.El tipo de pigmento también determina la dureza de las barras, los colores oscuros, por ejemplo, suelen ser más duros que sus tonos degradado. Ello se debe a que estos últimos llevan yeso en su composición y resultan por tanto más blandos. 
El pastel blando es el más popular,  y los fabricantes ofrecen extensas gamas de colores, surtidos para pintar cualquier temática o gamas especiales para retrato, figura, paisaje o marina. Se comercializan en tamaños de medias barras, barras enteras y barras gruesas, que se peuden adquirir por unidades sueltas o bien en cajas. Las medias barras ofrecen la ventaja de que por un precio similar el artista puede adquirir el doble de colores; además resultan más manejables debido a su corto tamaño. Por otra parte las barras gruesas ofrecen la ventaja de que permiten trabajar en grandes formatos sin tener que reponer el color. Las barras normales son las típicas que todo pastelista utiliza habitualmente
Los pasteles duros se encuentran en barras cuadradas o redondas, y deben su dureza a una mayor proporción de aglutinante en su composición y a que han sido sometidos a una ligera cocción.
Estas barras, al contener menos pigmentos, tienen una menor capacidad de tinción y no son apropiadas para trabajar con empastes. La dureza de sus afiladas aristas, sin embargo, los hace ideales para el dibujo y el tratamiento del detalle.
El pastel duro puede ser utilizado como técnica de pintura por sí mismo o bien como complemento del pastel blando; ya que al no ensuciar tanto el papel, resulta muy adecuado para realizar el dibujo prelimintar y para los acabados de líneas y detalle.
La gama de colores en los pasteles duros no son tan extensas como las de los blandos.
Los lápices pasteles se encuentran dentro de esta última gama. Son gruesos lápices cuya mina no es más que una fina barra de pastel duro. Este formato permite afilar cómodamente el pastel y lo protege de golpes, ya que al ser tan fino resulta frágil.  Los lápices al pastel se utilizan para el dibujo, para tomar notas y como complemento de la pintura al pastel, pues su fina punta permiten pintar hasta los más pequeños detalles.
Dentro de los pasteles duros también tenemos las cretas que son barritas de pastel duro de gamas muy limitadas que abarcan la gradación tonal del negro hasta el blanco, así como tonos tierra como la sanguina y los sepias.