jueves, 3 de julio de 2014

Consejos para hacer un paisaje al pastel

1. El papel Ingress tiene un grano agradable y una amplia gama de colores. El fabini y el Ingres Canson ofrecen una gama de 15 a 20 colores diferentes  variadas texturas para obtener curiosos efectos si se dibuja ligeramente y se dejan ver a traves del pastel. Los tintes del papel especialmente adecuados para los paisajes en pastel son el gris piedra, el pardo y el gris medio. Los papeles de tono medios, gris azulado, gris purpura, verde medio y verde claro permiten sutiles armonias de color. Los tonos más oscuros, rojizos y marrones son aconsejables para paisajes que requieran contrastes vigoroso y un dibujo firme a carboncillo. Los tonos negros se usan en paisajes donde se necesite forzar dramáticamente los contrastes. El lienzo tensado es un buen soporte para el pastel, pero debe protegerse de golpes o vibraciones que pueden desprender los granos del pastel.
2. Hay que hacer un boceto o dibujo guía en carboncillo antes de empezar a aplicar los pasteles. Es mejor conocer de antemano todas las posibilidades de los pasteles: alternar trazos espesos y finos, usar el borde afilado del pastel, presionar más o menos para que penetre en el grano del papel o que pase ligeramente sobre la superficie, etc. Se puede utilizar el sombreado cruzado para crear efectos de tonos y sombras en árboles, montañas o rocas. Es útil usar lápices de pastel para delinear o para algún pequeño detalle.
3. Es aconsejable utilizar la técnica de impastar con pastel para crear texturas y volúmenes en los paisajes, aunque es una especialización que requiere práctica y experiencia. Primero se dibujan los contornos de una composición con colores fuertes y después se fijan con un spray. Luego se sigue aplicando pastel y se vuelve a fijar de nuevo. Por último, se continúa añadiendo una capa tras otra hasta acabar obteniendo el efecto deseado. Para que se vean los colores de abajo a través de los otros, las capas superiores serán muy irregulares.
4. Son buenos para combinar con otras técnicas. Por ejemplo, combinar el pastel con acuarela o gouache aportar a los paisajes viveza y efectismo. Realizar un paisaje en óleo muy rebajado con trementina sobre una tabla y después dibujar encima con pasteles es una combinación perfecta para los paisajes marinos. Hay que fijar o enmarcar una vez terminado el paisaje para evitar que los colores se corran. Hay que tener mucho cuidado al aplicarlo para que las gotas de líquido no se escurran  por el papel formando antiestéticos surcos. El uso de un fijativo disminuye el brillo de los colores, por eso mucho artistas prefieren enmarcarlos sin fijarlos.